Terapia Miofascial

Qué es la Terapia Miofascial

La fascia es un tejido conectivo que rodea los músculos y órganos del organismo de manera tridimensional. De este modo, permite mantener la posición de todas las estructuras, con un óptimo funcionamiento.

Al mismo tiempo que separa un compartimento para cada estructura, los une entre sí de forma que todas las fascias del cuerpo están unidas en una red. Por lo que, una lesión en una parte de la fascia puede causar alteraciones en otras zonas más distales de la misma.

La fascia, compuesta por fibras de colágeno dispuestas irregularmente, cumple una función de resistencia ante fuerzas de tensión. Estos “traumatismos” (impactos mecánicos, golpes, caídas, intervenciones quirúrgicas, vicios posturales, estrés…etc.) producen restricciones de la movilidad de las fascias que desembocan en alteración de la función y consecuente aparición de dolor. No solo afecta al aparato locomotor, sino también a sistemas como el nervioso, respiratorio y cardiovascular.  

La eliminación de todas estas “restricciones”, estimulando la fascia con diferentes técnicas de distinta intensidad, permite restablecer el equilibrio corporal, eliminar síntomas dolorosos y recuperar la función del aparato locomotor.

Ir arriba